Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EXPLICACIÓN CIENTÍFICA

Las cuatro razones por las que nos apetece más el sexo en verano

Si el calor del verano te enciende la llama, tienes que saber que existe una explicación científica. Nuestros compañeros de El Sextante nos cuenta por qué estás mucho más caliente en verano... ¡Atento!

@europa_fm | Madrid | 07/08/2017

Sexo

Sexo / sextante

El verano provoca que suba la temperatura, pero no solo en la ciudad: también en la cama, en un parque, en la playa... ¡El sexo apetece más! Esto no tiene solo una explicación científica, tiene cuatro. ¡Presta atención!

1. El sol dispara nuestros niveles de serotonina

Los rayos del sol sobre nuestro cuerpo potencian un neurotransmisor como la serotonina, que hace que nos sintamos mejor, más felices y más predispuestos a tener placer. ¡Que no se vaya en invierno!

via GIPHY

2. Carne fresca a la vista

El verano es un auténtico espectáculo visual. Piel morena y menos cantidad de ropa hacen que nuestro cuerpo serrano quede al descubierto y probablemente esté más bronceado de lo habitual. Esto es una obra de arte capaz de despertar la llama a cualquiera. La vista hace mucho y lo primero que entra por los ojos es la carne fresca...

3. El sudor y las feromonas

En verano se suda y eso se sabe. Aunque estés pensando “qué asco, estoy sudando”, tienes que pensar que esto puede tener un lado positivo si hablamos de sexo. Al sudar entran en juego las feromonas, que se liberan a través de el sudor. Éstas tienen la capacidad de despertar reacciones sexuales en las personas que nos rodean, aunque ni siquiera nos estemos dando cuenta.

4. Los niveles de melatonina se desploman

Esto tiene sus ventajas y sus desventajas. El sol afecta a nuestra producción de melatonina y por un lado es malo, ya que hace que nos cueste más conciliar el sueño. Pero por otro, si no conseguimos dormir ¿qué hacemos? Pues... ¡tener sexo! La melatonina se pega con las hormonas sexuales como los estrógenos o la testosterona, con lo que en las largas noches de verano, puedes aprovechar y disfrutar del buen sexo veraniego.

via GIPHY

Últimas Noticias