Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

NO ES TAN SEXY COMO PARECE

Los riesgos de tener sexo en la piscina o en el mar

Aunque la playa o un hotel de lujo con una piscina de ensueño son dos de las fantasías sexuales más comunes entre la mayoría de los mortales, muchos no saben que estas actividades conllevan unos riesgos a tener en cuenta si no quieres pasar el verano con infecciones. Gracias al Sextante y la sexóloga Núria Jorba descubrimos qué debemos tener en cuenta cuando damos rienda suelta a la pasión en lugares húmedos. ¡Toma nota y a disfrutar!

@europa_fm | Madrid | 10/07/2017

El Sextante

El Sextante / El Sextante

Llega el verano y con él, las escapaditas para alejarnos del sofocante calor de la ciudad. Cualquier lugar es bueno para refresacarse: la piscina, la playa e incluso la bañera son lugares muy apetecibles cuando hace calor y si estamos en compañía, puede que ayuden a despertar nuestra imaginación creando el ambiente adecuado para disfrutar del sexo.

Seguro que más de uno ha fantaseado alguna vez con gozar en alguno de estos lugares. Muchas escenas del cine nos han mostrado lo sexy que es la ropa mojada, los besos en el mar... Sin embargo, en la vida real no es como las películas: el sexo dentro del agua no es fácil. La sexóloga Núria Jorba, consultada por el Sextante, explica muy bien cuáles son los riesgos del sexo dentro del agua.

La lubricación se pierde con el agua

Para que el contacto sea agradable, debe existir lubricación, algo que desaparece cuando nuestro cuerpo está sumergido. "Dentro del agua se pueden sufrir dificultades de penetración, que nos falte ese aliado para poder conseguir un coito sin fricción. Si no se vigila puede que ambos miembros sufran irritaciones, dolor o alguna herida que rompa la magia del momento o se tenga que estar unos días inactivos por la necesidad de recuperación", comenta Jorba.

Preservativos y agua, mala combinación

"Al mismo tiempo al preservativo le pasa exactamente lo mismo, con el contacto con el agua pierde su lubricación y por tanto se reseca, aumentando considerablemente el riesgo de romperse", añade.

Cuidado con las infecciones

"Se debe tener presente que en verano aumentan mucho más las infecciones íntimas debido a la presencia de humedad. Por eso es altamente recomendable (sobre todo en el caso de las mujeres) que después de una buena sesión de playa o piscina haya una correcta higiene personal con un buen secado", asegura la experta.

"En primer lugar están los casos de los hongos, concretamente las cándidas y las tricomonas que se generan por la sudoración, el contacto con ciertas piscinas y arena de las playas, la falta de higiene adecuada y/o la utilización de ropa de baño mojada durante mucho tiempo. La mejor manera de prevenir este tipo de infecciones es reducir los factores de riesgo, vigilar con piscinas y playas en malas condiciones y poco cuidadas, no llevar puesto durante mucho tiempo el traje de baño mojado, tener una buena higiene íntima, etc.", explica.

Entonces, ¿nada de sexo dentro del agua?

"Es más recomendable que el agua sea un espacio donde poder jugar, crear el ambiente y la tensión sexual óptima para luego finalizarlo en un lugar más cómodo y menos arriesgado”, concluye.

Últimas Noticias