SE PUEDE EVITAR

La foliculitis: ¿qué es y cómo prevenirla?

Quienes la padecen saben muy bien qué es la foliculitis y cómo afecta a la piel. Por ello, hay que cuidar bien los hábitos y evitar aquellos que pueden provocarla.

👉 ¿Qué tipos de depilación definitiva le vienen mejor a tu piel?

Joven afeitándose con maquinilla
Joven afeitándose con maquinilla // Pixabay

Rosa Ibáñez

Madrid 17/06/2022 07:04

Te afeitas, te depilas o te cortas el pelo y, de repente, se te enquista e infecta el vello, o mejor dicho, la bolsa desde donde crece. Pues bien, si te ha ocurrido y te preguntan (o te preguntas) qué es la foliculitis, ya tienes la respuesta. Nada más y nada menos que una infección bacteriana o fúngica de los folículos pilosos, es decir, de esas bolsitas donde se aloja el pelo.

¿Cómo saber que estás sufriendo foliculitis?

Al principio notarás que te salen espinillas de color blanco o bultitos rojos en las zonas donde aparece el cabello o el vello. Incluso pueden aparecer ampollas con pus que terminan abriéndose hasta convertirse en una costra con muy mal aspecto.

Y no solo eso, después sentirás picores o la sensación de que la piel te arde. Incluso puede provocarte un dolor realmente incómodo. Además, es muy probable que el aspecto de la infección no sea agradable a la vista, ya que en numerosas ocasiones afecta a la cara o al cuero cabelludo. Eso provoca un malestar que no es físico, llegando a sentir vergüenza de ser vistos.

¿Por qué se produce la foliculitis?

La principal causa de esta infección es la bacteria conocida como estafilococo, que se cuela en el folículo piloso y provoca los síntomas que ya has podido leer. Claro que no es la única, también puede ser provocada por la presencia de hongos o de virus.

Sea como fuere, no todos tenemos las mismas posibilidades de sufrir este proceso infeccioso (se suele extender por todos los folículos que hay cerca del origen). Entre las personas que son más propensas a experimentar la foliculitis están las siguientes:

  • Si estás enfermo o lo has estado hace poco tiempo, tus defensas son menores, con lo que no es de extrañar que se cuelen las bacterias o los virus en las bolsitas de tu vello.
  • Los enfermos crónicos de SIDA, una enfermedad con la que muchos famosos dieron el paso al frente y lo contaron; además de la leucemia o de diabetes también son propensos a tener esta patología.
  • Las personas con acné o que suelen tener dermatitis están más expuestas a sufrir una foliculitis. De ahí que haya numerosos adolescentes que experimenten este problema. En este punto, hay que distinguir el acné de la foliculitis. El primero no es infeccioso y se debe a una proliferación bacteriana porque la piel segrega demasiada grasa. En cambio, la segunda presenta pústulas y sí que infecta a las zonas cercanas.
  • Quienes utilicen ropa y calzado que no transpire y acumule calor, lo más probable es que tengan zonas que no se aireen y se vean “atrapadas” en sudor. Esto solo provocará que los folículos tiendan a inflamarse… es decir, el primer paso a una posible infección.
  • Las personas que no tienen cuidado en el momento de la depilación o del afeitado pueden provocar reacciones adversas. Por lo tanto, no hay que olvidar que la piel requiere una serie de cuidados cuando está expuesta a acciones tan comunes y a la vez tan “agresoras” como cortar o arrancar vello.

La foliculitis hay que tratarla del mejor modo posible para evitar que el dolor y los picores vayan a peor. De hecho, en caso de que empeore, pueden aparecer forúnculos bajo la piel, que directamente se pierda el cabello o incluso que surjan úlceras escamosas que no tengan curación.

¿Cómo prevenir esta infección?

Finalmente, una vez que sabemos qué es la foliculitis, hay que referirse al mejor modo de prevenirla. Así pues, apunta los siguientes consejos:

  • Afeitarse con cuidado o no afeitarse del todo en caso de que no sea necesario. Si eres hombre y también propenso a padecer esta infección, lo mejor será que espacies el periodo de afeitado, lavando antes la piel con agua tibia y jabón antibacterias. Además, cuando lo hagas debes seguir la dirección del vello. Y por supuesto, después será adecuado un buen after shave que te hidrate la piel.
  • En el caso de la depilación, hay que evitar sobre todo las cuchillas y otras máquinas afeitadoras. En este caso piensa en adquirir productos depilatorios o, si tienes presupuesto y ganas, siempre queda la opción de la depilación láser.
  • No te pongas ropa demasiado ajustada o que te haga sudar en exceso, pues, como hemos visto, no le viene nada bien a los folículos.

En definitiva, conviene cuidar la piel en todo momento, ya que es el órgano más grande del cuerpo humano. Y recuerda, para cualquier tema relacionado con la salud o la alimentación que quieras conocer, no tienes más que pasarte por nuestra sección Estilo de Vida.

Te puede interesar