LOS ERRORES MÁS COMUNES

Seis mujeres cuentan sus principales quejas sobre cómo los hombres practican el sexo oral

No hay mejor manera de mejorar que contando lo que va mal, y este lema también sirve para el sexo. Decididos a que el sexo oral sea más placentero para las mujeres, en Europa FM hemos hablado con seis sobre los principales errores que cometen los hombres al practicarlo. Es el camino para que próxima cita vaya sobre ruedas.

Un nuevo experimento para entender el origen evolutivo del orgasmo femenino
Un nuevo experimento para entender el origen evolutivo del orgasmo femenino // Sinc

Manuela Sanoja

Madrid 15/04/2021 08:24

Es difícil encontrar una sola mujer que no considere que muchos hombres (que no todos, por supuesto) tienen como asignatura pendiente el sexo oral. Casualmente es también una de las prácticas más deseadas por las mujeres. El problema es que se le ha metido en ese bote de los mal llamados preliminares por el que muchos pasan con prisas para llegar a lo que de verdad les interesa: la penetración.

A estas alturas no puede sorprender a nadie que se diga que el sexo ha sido, históricamente, un acto coitocéntrico y en el que se ha pensado más bien poco en el placer femenino. Afortunadamente las cosas han cambiado y cada vez más mujeres están dispuestas a reclamar ese tan merecido disfrute.

"La sexualidad tiene que ser placentera y no de un solo lado. Tiene que haber un equilibrio", aclara Miren Larrazabal, directora de Psicología Clínica y Sexología del Instituto Lyx. Y lo mejor que se puede hacer para conseguirlo, según la experta, es contar abiertamente lo que gusta y lo que no: “La comunicación es un potente facilitador de la satisfacción sexual”.

Con esto en mente, en Europa FM hemos decidido dar a diversas mujeres la oportunidad de expresar sus peores encuentros en lo que al sexo oral se refiere. Estas son las quejas del grupo de millennials (todas en la treintena) que ha decidido hablar abiertamente.

"El clítoris como un Calipo"

- Sofia

“De los mayores dolores es cuando te absorben el clítoris como si fuera un Calipo. Si a eso le sumas la típica barba que lleva dos días afeitada restregándose por todos tus genitales, el tema se convierte en una auténtica pesadilla”, cuenta Sofía mientras recuerda diferentes experiencias. “También tenemos que hablar de los que muerden. Si ellos no quieren que les mordamos el pene, ¿por qué piensan que nos va a gustar esa tortura? El último tío con el que estuve lo hacía, además de emitir un gruñido muy raro”. Y una queja más: “Hay que controlar las babas, aquello no puede acabar siendo una piscina entre su saliva y mis fluidos”.

"Nada de la lengua babosa"

- Marta

Esta abogada coincide en el descontento sobre el exceso salivar: “Alguno acaba haciendo unas piscinas muy desagradables. Que se moje lo justo. Nada de la lengua babosa, más bien seca como de perro o gato”. La cantidad de líquido no es lo único que Marta tiene para contar. Otra de las cuestiones que más le molestan es cuando inciden mucho en el clítoris o cuando miran mientras lo hacen (todas las demás mujeres contactadas coinciden en ambas). “Cuando se empeñan en apretar con la lengua el botoncito del clítoris acaba doliendo. Tampoco me gusta que me vean”.

Sí tiene cosas positivas que decir: “Me gusta que lo acompañen con el dedo, pero siempre que sea de forma suave y respetuosa con el aparato. Nada de ponerse a arañar como locos”.

“Cuando se empeñan en apretar con la lengua el botoncito del clítoris acaba doliendo"

"Eso de que se afeite antes de ayer, olvídalo"

- Eva

Eva coincide con Sofía en el asunto de la barba. “Si es larga, no molesta. Incluso puede que haga algo. Ahora, eso de ‘me afeité antes de ayer’, olvídalo”. Otra cuestión importante para la actriz es el movimiento. “La lengua tiene que tener un tono muscular, no puede estar blanda ni ser una babosa, y el movimiento tiene que ser rapidillo. Y de lado a lado, nada de arriba a abajo”.

"Si mueven la lengua muy fuerte, duele"

- Carla

“Me han pasado varias cosas. Una es que muevan la lengua muy fuerte y entonces duele. Da la sensación de que se emocionan porque notan que a mí me está gustando y al venirse arriba lo hacen más fuerte. Ahí es cuando empieza a doler”, explica Carla, y añade que suele decirlo. La respuesta de sus parejas sexuales, lejos de entender que lo que pide es hacerlo más suave, ha sido ofenderse.

Cómo mejorar el sexo oral
Cómo mejorar el sexo oral // PIXABAY

"Con la lengua completamente flácida, como una medusa, no"

- Irene

“Seguramente ya te han dicho lo que te voy a decir, pero a mí hay una cosa que me molesta mucho y son los extremos. Es decir, esos que en lugar de lengua parece como si te golpearan con una roca. En ese momento lo único que piensas es ‘tranquilo, es un músculo, puedes relajarlo y moldear la intensidad de la lengua”. Lo opuesto a esta especie de martillo, explica Irene, “tampoco es agradable y da grima. Si no tienes ganas de hacerlo, no lo hagas. Pero con la lengua completamente flácida, como una medusa, no”.

"Que se centren solo en el clítoris como si fuera un interruptor es horrible"

- Pilar

“Yo creo que lo primero que hay que tener en cuenta es que es una cuestión bastante subjetiva, que a cada una le puede gustar una cosa diferente”, aclara. Sin embargo, suscribe varias de las quejas anteriores: “Lo de que se centren solo en el clítoris como si fuera un interruptor es horrible, y lo de la barba también es bastante molesto”.

Aunque para esta periodista, el principal problema es el tiempo. “Lo peor de todo es que lo hagan un minuto y se crean que con eso ya vale. Eso es lo más frecuente. Pero también puede ser una molestia lo opuesto. Cuando ya lleva un rato y tú sabes que no vas a llegar a ningún lado, lo dices y aun así insisten. De verdad, gracias por intentarlo, pero por favor ríndete”