NADA ES ETERNO, EXCEPTO LA CARRÀ

La historia más personal de Raffaella Carrà: dos grandes amores y problemas para tener hijos

La cantante Raffaella Carrà, que tuvo dos grandes amores a lo largo de su vida, siempre quiso ser madre, pero sus compromisos profesionales truncaron ese sueño de tener hijos.

Raffaella Carrà y Japino
Raffaella Carrà y Japino // GTRES

Europa FM

Madrid 05/07/2021 19:52

Desprendía alegría e ilusión y su sonrisa reflectaba la luz de los focos que la iluminaron en los cientos de platos de televisión que pisó a lo largo de su vida. La voz de Raffaella Carrà se ha apagado a sus 78 años de edad pero la cantante deja un legado que va mucho más allá de lo musical: convertida en un icono de moda, la artista representa el poder de la autenticidad. ¿Quién si no Raffaella, una chica del norte, podía invitar a la gente a ir al sur para hacer bien el amor?

Sus dos grandes amores

Raffaela Carrá tuvo dos grandes amores a lo largo de su vida. Sergio Japino, el último, fue el encargado de dar la noticia de su muerte este lunes. "Raffaella nos ha dejado. Se ha ido a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento resplandecerán siempre", comentó con gran pesar.

Sergio Japino fue la última gran pareja de Carrá. Estuvieron juntos cerca de 30 años, con algunas idas y venidas. Lo conoció gracias a su papel como coreógrafo en los programas de la televisión italiana Fantastico 3 y Pronto, Raffaella?.

Raffaella Carrà y Japino   title=
Raffaella Carrà y Japino // GTRES

Japino también la acompañó durante su aventura en la televisión española y aunque su relación terminó oficialmente en los años 90, el que fuera su pareja la acompañó durante su visita a España en 2014 para presentar su single Toy Boy. "Yo he tenido por muchos años a este hombre. Es un coreógrafo y el número uno como director de televisión. Él ha llevado las riendas y estamos como compañeros", dijo cuando se le preguntó por la relación que mantenían.

Raffaella Carrà y Japino title=
Raffaella Carrà y Japino // GTRES

Su segundo gran amor fue Gianni Boncompagni, compositor y responsable de algunos de los éxitos más importantes de la cantante, como Fiesta, Tanti auguri o Tuca Tuca. Carrà y Boncompagni estuvieron alrededor de 10 años juntos y aunque su amor se rompió, mantuvieron una excelente relación hasta la muerte de este en 2017.

Raffaella Carrà y Gianni Boncompagni title=
Raffaella Carrà y Gianni Boncompagni // GTRES

No tuvo hijos: "Cuando lo intenté ya era tarde"

Trabajadora incansable, Raffaella Carrà no tuvo tiempo para tener hijos. En el año 2017 hablaba con la revista S Moda sobre la imposibilidad de tener descendencia, ya que para la artista el momento adecuado llegó demasiado tarde.

En la misma entrevista, la cantante se sinceraba sobre quiénes habían sido los hombres de su vida: "El primero fue Gianni Boncompagni, mi compañero, mi marido… siento un gran dolor, nos ha dejado hace poco. He llorado mucho y no puedo explicar lo que me hace sentir su pérdida. Él escribió todas mis canciones, esas que aún se siguen bailando hoy en día Tenía tres hijas y era difícil pensar en un cuarto. Lo pasamos muy bien juntos, fue una fiesta fantástica, pero mi carrera por Europa y América nos fue alejando poco a poco", contó.

"Con mi segundo amor, Sergio Japino, que ha sido mi coreógrafo, empecé en el 80 y finalizamos nuestra relación hace unos cuatro años. Pero nos vemos siempre. Simplemente es un amor que ha cambiado de forma, pero que nunca, nunca, va a morir", añadió antes de desvelar que cuando quiso intentar quedarse embarazada ya era demasiado tarde.

"Cuando lo intenté ya era tarde. El médico me dijo que no podía. Me hubiera gustado tener un hijo. Pero tengo dos sobrinos que ha sido como tenerlos", mencionó.

Raffaella Carra en una actuación durante la segunda edición del show 'La voz de Italia', en Milán title=
Raffaella Carra en una actuación durante la segunda edición del show 'La voz de Italia', en Milán // EFE | EPA | DANIEL DAL ZENNARO

En Italia suelen decir que "nada es eterno, excepto la Carrà", un dicho que se cumple a la perfección si llevamos a la práctica otra de sus máximas. Para ella, sus fans eran como sus hijos, así que su descendencia se puede contar por millones.