TOP DE LOS 90

Judit Mascó: dos bodas con Eduardo Vicente, cuatro hijas y por qué quisieron adoptar

La carrera de vértigo de Judit Mascó dista mucho de su tranquila vida personal. La modelo se casó en 1993 con su marido, el abogado Eduardo Vicente, y juntos han tenido cuatro hijas. En el medio, una crisis y una segunda boda.

La top modelo de los 90 Judit Mascó
La top modelo de los 90 Judit Mascó // Gtresonline

Europa FM

Madrid 07/04/2022 20:06

Judit Mascó es una de las tops españolas por excelencia. La catalana de 52 años debutó con 13 en un anuncio de televisión y llegó a la cima en los 90 desfilando en las pasarelas de todo el mundo.

En pleno auge profesional fue cuando le dio el "sí, quiero" a su marido, el abogado Eduardo Vicente, con quien lleva casada desde 1993 y con quien tiene cuatro hijas, tres de ellas mayores de edad. Forman lo que para muchos es una familia perfecta, aunque la top insiste en que no siempre es así.

"La perfección no existe y en casa hay momentos muy imperfectos con mis hijas y con mi relación también, a veces hay que reconducir las cosas y decir alto, por aquí esto no va, y también he tenido altos y bajos en mi carrera. De perfección nada, es parte de la vida. Como nunca he vendido mi intimidad no se conoce mi vida personal hasta ese punto", contaba en una entrevista en 2016 con El Mundo.

Cobró una exclusiva por su boda

Eduardo Vicente entró en la vida de Judit Mascó en 1984 cuando la modelo tenía 15 años. Lo conoció a través de su hermano Benjamín. Era su mejor amigo.

Nueve años más tarde, el 23 de julio de 1993, llegó el "sí, quiero". Judit Mascó y Eduardo Vicente se casaron en la ermita del castillo de Sant Lluís de Rístol, en la localidad barcelonesa de Viladecavalls, en una ceremonia a la que solo asistieron solo 60 personas. Las fotos del enlace se las vendió a una revista y el dinero de la exclusiva lo regaló a tres ONG's.

Eran otros tiempos y en aquella época era un poco más fácil que no se reventasen las exclusivas, aún así Judit y Eduardo tuvieron que extremar las precauciones. Una de ellas fue casarse en una colina.

"Para pedir permiso que queríamos casarnos con nuestro propio cura, tuvimos que convencer al cura del pueblo. Y para que no me reconociera, me puse una peluca, de color castaño, de media melena. Iba megacamuflada, con gafas de sol, y todo fue muy bien", contó recientemente en TVE.

"En el momento que salí del garaje de mis padres, ya había paparazzi por todas partes. Nos siguieron hasta una ermita en Sant Lluís de Rístol, en Viladecavalls. Nos casamos allí porque estaba encima de todo de una colinita y podíamos poner toda la seguridad abajo y que nadie se colara. Para poder tener una boda bonita y relajada, mi madre y mi representante no estuvieron relajadas, sacando canapés a la prensa. Pero allí no pasó nadie".

La crisis de pareja de Judit Mascó y Eduardo Vicente

Tras más de 28 años casados, Judit Mascó y Eduardo Vicente se han enfrentado a crisis de pareja y a rumores de ruptura. La más gorda fue en 2012 cuando los medios llegaron a insinuar el final de su relación. Mascó fue tajante a la hora de desmentirlo.

"No hay secretos ni fórmulas: un matrimonio funciona o no funciona. Eduardo y yo somos dos personas que, una vez pasado el enamoramiento de los primeros años, siguen avanzando por el mismo camino y juntos con los mismos principios y valores. Aunque la familia es lo más importante, también lo es el tener con tu pareja muchas afinidades", dijo en La Razón..

Mese después, en diciembre de ese mismo año, reconoció en otro medio que le habían sorprendido los rumores de separación: "Nosotros seguimos unidos. Es imposible un enamoramiento para toda la vida pero cuando te haces mayor te das cuenta de que hay que avanzar en paralelo. Yo no me creo lo de la media naranja. Él es una naranja y yo la otra. Cada uno con su trabajo, sus aficiones. Pero tiene que haber muchos puntos en común. También admiración mutua, y nosotros la tenemos. Yo soy muy independiente. Me gusta conservar mi parcela personal con las amigas. Hay tiempo para todo".

La segunda boda de Judit Mascó

La relación de Judit Mascó y Eduardo Vicente es sólida hasta el punto de que en 2013 volvieron a casarse. Fue una renovación de votos.

"Medio en broma, pero lo hicimos. Me puse el velo de mi boda sobre el vestido que llevaba ese día y nos volvimos a casar delante de toda la familia", contó la modelo en una entrevista con la revista Love.

Un acto simbólico bonita, pero sin mayor trascendencia. "En 1993 hicimos un escrito en el que nos comprometíamos a estar juntos. Como no encontramos el papel, tuvimos que recuperarlo del vídeo de la boda. Y allí estábamos los dos, repitiendo nuestros votos y autocasándonos”, contó la modelo sobre este segundo enlace.

Las cuatro hijas de Judit Mascó y Eduardo Vicente

Judit Mascó y Eduardo Vicente, tres mayores de edad (María, Paula y Romita) y otra de 16 años (Clara)

María y Paula, las dos hijas artistas de Judit Mascó

María Vicente Mascó nació en 1998 (23 años). Dos años más tarde lo hizo su hermana Paula (21 años). Juntas forman el proyecto profesional Me La Pela 🍏, una compañía cuyo nombre viene de las iniciales de los nombres de sus tres creadoras: M (María), L (Laia) y P (Paula).

La adopción de Romita

La tercera de la familia Vicente Mascó es Romita, que ya ha cumplido 18 años y que llegó a la familia cuando tenía 18 meses.

Judit y Vicente siempre tuvieron muy claro que, además de tener hijos biológicos, querían adoptar. El proceso fue largo y María y Paula estuvieron ansiosas por conocer a su hermana.

"Aunque la adaptación es difícil, porque la niña viene de un orfanato, y tiene una falta de cariño y de estímulos enorme, rodeada de otros niños todo está siendo mucho más fácil", contó 2003 sobre la llegada a casa de la pequeña, que nació en Haití en abril de 2001.

Clara, la hija pequeña de Judit Mascó

Clara fue la última en llegar a la familia. Nació en abril de 2006 y es la más desconocida de las cuatro. Que sea la pequeña tiene mucho que ver, pero también que no vive en España.

A finales de agosto se fue a vivir a Canadá, donde actualmente está estudiando. Judit y Eduardo fueron a visitar en marzo y, además de fotos impresionantes de parques naturales, la top model compartió una bonita instantánea de ambas abrazadas. Llevaba siete meses sin verla.

Te puede interesar