BENEFICIOS PARA LA SALUD

Por qué están tan de moda las semillas de lino: estos son todos sus beneficios

Si lo tuyo es cuidarte y buscas alimentos que aporten de todo a tu organismo, echa un vistazo a las propiedades de las semillas de lino.

Por qué están tan de moda las semillas de lino: estos son todos sus beneficios
Por qué están tan de moda las semillas de lino: estos son todos sus beneficios // Pexels

Rosa Ibáñez

Madrid 27/06/2022 07:05

Cualquiera que ponga un poco de atención a las últimas tendencias en alimentación saludable, habrá escuchado que las propiedades de las semillas de lino son tantas que cuesta imaginar que cada una de estas semillitas contenga tal tesoro en su interior.

Pero así es, estamos ante uno de esos alimentos que de tanto usarlo a lo largo de la historia, nos olvidamos de lo bueno que era. A fin de cuentas, se tiene constancia de que en la antigua Mesopotamia ya comenzaron a cultivarlo hace 10.000 años.

Obviamente, nuestros antepasados no conocían las propiedades de las semillas de lino como en la actualidad, pero su uso estaba tan extendido que no solo se empleaba en la alimentación, sino que su fibra se convirtió en una de las principales materias primas para la confección de tejidos. De hecho, los egipcios lo utilizaban para fabricar las sábanas con las que cubrían a sus momias (no, no eran vendas). Es más, cabe preguntarse qué pensarían esos egipcios al comprobar que miles de años después aún seguimos hablando de los beneficios de las semillas de lino).

Las semillas de lino en la alimentación

Al igual que ocurrió con otros cereales, las semillas de lino (también llamadas linaza) se fueron incorporando a la alimentación del ser humano. Claro que en el caso de estas, hay que reconocer que no son fáciles de comer. Si las has probado alguna vez te habrás dado cuenta de que son muy duras. No tienen nada que ver con la chía o con las pipas de girasol, por poner solo dos ejemplos.

Eso ha llevado a que se las haya transformado en harina o aceite. También se las ha incorporado a otros alimentos como panes o galletas. Y los más valientes, esos que están enamorados de las propiedades de las semillas de lino, incluso se las toman con agua para tener su dosis diaria. Esto que puede sonar excesivo ya lo hacía Carlomagno en la Edad Media. Es más, el monarca llegó a imponer su consumo por ley.

¿Qué hay en el interior de las semillas de lino?

Pero vamos a lo que nos ocupa: los beneficios de las semillas de lino y por qué son tan demandadas en la actualidad. Comenzaremos con lo que le regalan a nuestro cuerpo cuando las consumimos:

  • Mucha fibra, como es habitual en los cereales
  • Proteínas
  • Grasas saludables de tipo Omega-3, como las presentes en los frutos secos. Con solo 15 gramos de estas semillas se consigue la cantidad diaria que requiere el cuerpo
  • Numerosos minerales, tales como el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio, el manganeso y el sodio
  • Vitaminas B y C
  • Antioxidantes

Con este ejército de nutrientes, ya podemos comprender por qué la linaza es tan buena para nuestro organismo.

Semillas de lino: beneficios múltiples

Es probable que cuando leas las siguientes líneas decidas incorporar este alimento a tu dieta, si no lo has hecho ya. Eso sí, que el ansia no te pueda porque un exceso puede ser contraproducente (como con casi todo). Así pues, apunta:

  • El corazón en buen estado. Sus componentes evitan la acumulación del colesterol “malo” (LDL) en las arterias. De ese modo, se previenen las enfermedades cardiovasculares.
  • Efecto “ibuprofeno”. Este es un modo de decir que entre las propiedades de las semillas de lino se encuentra la capacidad para reducir la inflamación. Como se puede suponer, le viene muy bien a quienes padecen enfermedades como la artritis.
  • Stop al cáncer. No hay palabra que dé más miedo que “cáncer”. Así que si un alimento ayuda a su prevención, bienvenido sea. Al parecer, los últimos estudios científicos apuntan que reducen las posibilidades del cáncer de mama y también son beneficiosas para luchar contra el de próstata.
  • Ayudan en la “operación bikini”. El lino tiene mucha fibra, de manera que aumenta la sensación de tener el estómago lleno y evita “comer de más”. Además, mejoran la digestión y reducen las opciones de padecer estreñimiento.
  • Pelazo y uñas en buen estado. Entre los beneficios de las semillas de lino se encuentra el fortalecimiento tanto de las uñas como del cuero cabelludo. Además, evita que se irrite en caso de padecer eccemas.

Como se puede comprobar, ni los habitantes de la antigua Mesopotamia, ni todos los que vinieron después se equivocaban. El lino y sus semillas tienen un sinfín de ventajas que se consiguen simplemente con su consumo. Este es solo uno de los alimentos recomendables para el cuerpo humano, pero si quieres saber algo más sobre nutrición no dejes de visitar nuestra sección Estilo de Vida.

Te puede interesar