Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

REINO UNIDO | BROTE PSICÓTICO POSTPARTO

Pasa 10 días sin dormir después de dar a luz y ve al demonio reflejado en un espejo

Scarlet Hatterson es una británica de 31 años que sufrió un terrible brote psicótico después de dar a luz a su hijo. Para ella, el universo conspiraba en su contra, creía que habían instalado micrófonos en su cuarto e incluso que se estaba muriendo. El peor episodio llegó cuando creyó ver al mismísimo demonio reflejado en el espejo. Ahora ha querido contar su historia, para tratar de ayudar a otras mujeres que pudieran pasar por el mismo trance.

europafm.com | Barcelona | Actualizado el 17/07/2018 a las 18:02 horas

Scarlet Hatterson y su hijo

Scarlet Hatterson y su hijo / Mirror

Scarlet Hatterson y su hijo

Scarlet Hatterson y su hijo / Mirror

Scarlet Hatterson esperaba a su pequeño como cualquier madre, entre ilusión y cierto temor, pero con muchas ganas. Lo que jamás imaginó es lo que ocurrió los días posteriores al alumbramiento. Esta británica de 31 años sufrió un brote psicótico postparto, por el que todo su entorno comenzó a cambiar y se volvió amenazante. Sentía que todo el mundo conspiraba contra ella y su pequeño, hasta el punto que tuvo que ingresar en un centro psiquiátrico.

Scarlet dio a luz por cesárea seis semanas antes de plazo, y tras el alta en el hospital, su salud mental comenzó a resentirse. El peor momento llegó cuando pasó diez días sin dormir y comenzó a sufrir alucinaciones: creyó que querían robarle al bebé, que el cuarto estaba lleno de micrófonos o que su corazón estaba fallando e iba a morir, hasta que un día creyó ver al demonio reflejado en el espejo, según recoge el diario británico The Mirror.

Ahora, recuperada y feliz con su maternidad, ha querido compartir su historia para ayudar a otra madres que pudieran estar pasando por el mismo trance.