Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

UNO DE ELLOS ERA HIJO SUYO

El drama de la madre de alquiler que pensaba que había dado a luz a gemelos

Jessica Allen era madre de alquiler y estaba embarazada de gemelos. Sorprendentemente, cuando dio a luz, los dos pequeños no se parecían en nada, así que era imposible que fuesen gemelos. Su caso es muy inusual pero puede darse: se denomina superfetación.

@europa_fm | Madrid | 15/11/2017

Bebés

Bebés / Agencias

Jessica Allen, una mujer que ya era madre de dos hijos, aceptó ser el vientre de alquiler de una pareja china que deseaba tener descendencia y no podía.

La mujer pensaba que se había quedado embarazada de gemelos y que ambos bebés eran hijos de la pareja china, pero no. A las pocas semanas de nacer, la madre biológica le mandó una fotografía de los pequeños a Allen con el texto: "no se parecen, ¿verdad?". Y Allen comenzó a dudar.

"Inmediatamente después de sacármelos de mi barriga se los llevaron a otra habitación, no los tuve ni un minuto en brazos", ha explicado a la BBC.

Los recién nacidos, que en un principio se habían cosiderado gemelos durante la gestación, no se parecían en nada: uno tenía la piel más oscura que el otro.

Así, la madre biológica quiso realizarse una prueba de ADN con los pequeños para determinar si ambos eran hijos suyos o no. Además, este test era un requerimiento de la embajada antes de poder regresar a China con los bebés.

Los resultados de las pruebas determinaron lo que Allen ya se imaginaba: uno de los niños tenía ADN del padre biológico chino, el otro, no. "En ese momento me asusté y llamé corriendo a mi trabajadora social", explicó Allen en el programa de radio Newsday.

Fue entonces cuando Allen se realizó un segundo test de ADN para confirmar si ella era la madre biológica de uno de los bebés. Así fue. Jessica era la madre de uno de los niños y ni siquiera sabía que se había quedado embarazada de su marido.

Lo que le pasó a Allen es un fenómeno tan increíble como raro. Se denomina superfetación y se produce cuando una mujer continúa ovulando después de quedarse embarazada. Por eso Allen pudo concebir otro bebé teniendo a uno ya en su vientre.

"Me rompió el corazón saber que había llevado dentro un bebé que era mío sin saberlo y que otros tuvieron en sus brazos", le contó Allen al diario británicoThe Independent.

Allen tuvo que hablar con su marido y tomar una decisión: quedarse con su hijo biológico o darlo en adopción. "Mi marido y yo lo hablamos y decidimos que ese bebé era nuestro y lo queríamos con nosotros", cuenta.

Sin embargo, recuperar al niño no fue una tarea fácil. "Legalmente los niños no eran míos así que no tenían por qué devolvérmelos", reconoce Allen. El matrimonio chino había firmado los certificados de nacimiento y por tanto eran ellos los padres y tutores de ambos niños.

El matrimonio asiático pidió a Allen que, si quería el niño, les devolviese la compesación económica que había recibido por el embarazo de los "gemelos". "Me pidieron que les devolviera 22.000 dólares para compensar los gastos y la agencia que llevaba el caso sugirió dar al pequeño en adopción para poder hacer frente al pago que yo no me podía permitir", le contó la madre al New York Post.

Al final, la justicia dio la razón a Allen y su marido. "Nos encontramos en el aparcamiento de un Sturbucks", recuerda. "En cuanto la trabajadora social sacó al bebé del coche le dije: 'Dame a mi hijo'".

Últimas Noticias