ILEGAL EN FRANCIA

La cantante francesa Françoise Hardy, que sufre cáncer terminal, pide la eutanasia

"Mis días son un infierno", lamenta la cantante Françoise Hardy, que a sus 77 años no quiere luchar más contra el cáncer que padece desde 2018. Pide la eutanasia para terminar con el sufrimiento.

Françoise Hardy
Françoise Hardy // GTRES

Europa FM

Madrid 22/06/2021 20:11

Françoise Hardy, todo un icono de la canción francesa, pide a sus 77 años que se le aplique la eutanasia. En una entrevista para la revista Femme Actuelle, la artista relata el sufrimiento que lleva padeciendo desde el año 2018, cuando fue diagnosticada de cáncer de faringe.

Desde entonces, la cantante se ha sometido a intensas sesiones de radioterapia e inmunoterapia, ambas con efectos devastadores para su salud. "Llevan dos años pudriendo mi vida y debilitándome", asegura Françoise Hardy, que señala que sus días son "un infierno".

"No puedo tragar mucho, y la preparación de una dieta, que siempre es la misma y que es la única que puedo tragar, me lleva más de cinco horas al día", relata la intérprete, que tiene dificultades para salivar, hemorragias nasales y problemas respiratorios.

"Mis noches son peores que mis días. Siempre hay algo peor de lo que sufres por ti mismo, pero eso no es un consuelo", asevera después de sentenciar que "no hay nada que funcione con normalidad después de estas terapias". Así, presa de un sufrimiento agónico y prácticamente constante, la artista ha difundido en la revista un alegato propio en el que pide la eutanasia para frenar el dolor y morir con dignidad.

La cantante francesa Françoise Hardy, con cáncer terminal, pide la eutanasia: "Mis días son un infierno" title=
La cantante francesa Françoise Hardy, con cáncer terminal, pide la eutanasia: "Mis días son un infierno" // Web oficial de Françoise Hardy

"Me gustaría tener esta oportunidad (la de la eutanasia), pero dada mi notoriedad, nadie querrá correr el riesgo de que le expulsen del ejercicio de la medicina (…) No lo pido para que se acceda a cada demanda, sino para acortar el sufrimiento innecesario de una enfermedad incurable desde el momento en que se vuelve insoportable. No tendré el alivio de saber que me puedo aplicar la eutanasia", dijo.

La cantante, que es una de las voces más famosas de Francia, hace esta revelación en un momento clave para la legalización de la eutanasia en su país, donde esta práctica todavía es ilegal. El pasado mes de abril se llevó a debate en el Parlamento Nacional, pero la propuesta no salió adelante.

Además, la artista ha asegurado que su madre sí tuvo la oportunidad de tener un suicidio asistido. Sufría la enfermedad de Charcot y pidió ayuda para parar su sufrimiento. "Mi madre tuvo la suerte de encontrar un médico que le aplicó la eutanasia con mi ayuda cuando ya no podía ir más lejos con esta enfermedad incurable", recordó.