PLATOS DE VERANO

¿Cuál es la diferencia entre el gazpacho y el salmorejo?

Son dos de los platos más consumidos del verano y, aunque ambos tienen el tomate como ingrediente base, existen un puñado de diferencias entre gazpacho y salmorejo que debes conocer.

Recetas de gazpacho para el verano
Recetas de gazpacho para el verano // Hogarmanía

Europa FM

Madrid 21/06/2021 07:02

El gazpacho y el salmorejo son dos de los platos más consumidos en verano. Estas sopas frías son fáciles de elaborar y son de lo más refrescantes para las jornadas de calor. Ambas comparten varios ingredientes en sus recetas, pero existen varias diferencias entre ellas que deberías tener en cuenta.

La principal diferencia la encontramos en la textura y consistencia. El gazpacho —que es una sopa de hortalizas— se aliña con aceite y vinagre y tiene una textura suave y ligera que permite que se ingiera directamente en un vaso. Por el contrario, el salmorejo —que es una emulsión— es más espeso, como una una mayonesa, y se consume con cuchara en un plato sopero o cuenco.

También encontramos diferencias si analizamos los ingredientes de ambas recetas. Las dos incluyen tomate, aceite de oliva, ajo y pan duro. Sin embargo, el gazpacho incorpora pepino, pimiento y vinagre, mientras que el salmorejo cuenta con más cantidad de pan —motivo principal de su textura espesa—, más ajo y más aceite de oliva.

El gazpacho es una sopa fría. title=
El gazpacho es una sopa fría. // Pexels.

Otra de las diferencias es el agua. Para elaborar gazpacho, primero hay que dejar el pan sumergido en agua, lo que dotará a esta receta de una textura más propia de una sopa. También se puede añadir el agua al triturar las hortalizas.

El salmorejo no incorpora agua y emplea, por el contrario, una mayor cantidad de aceite de oliva. Al turbinar el aceite con el agua propio que posee el tomate, se crea una emulsión de consistencia espesa gracias al pan, por ello el salmorejo es más una crema.

Diferencias en la guarnición

A la hora de presentar el plato, ambos pueden incorporar guarnición, aunque suele ser distinta según el caso. Al salmorejo es habitual agregarle unos taquitos de jamón serrano y huevo duro, mientras que al gazpacho se le suelen incorporar trocitos bien picados de pimiento y cebolla.

La guarnición no es indispensable, ambos platos se pueden consumir sin incorporar en su presentación ningún elemento adicional.