EXPLICADO POR EXPERTOS

Los riesgos de comprar la fruta ya cortada

La nutricionista Blanca García-Orea ha recordado a través de redes sociales los peligros de comprar la fruta ya cortada como el melón y la sandía, o pedirla así en restaurantes.

Fruta cortada
Fruta cortada // Pixabay

Europa FM

Barcelona 14/06/2021 14:59

Con la subida de las temperaturas y el verano a la vuelta de la esquina, es habitual encontrar en supermercados e incluso algunos puestos en la calle tuppers de fruta ya cortada como melón, sandía o piña.

Algo que a priori resulta muy cómodo ya que puedes comerla directamente sin tener que lavarla y cortarla previamente. Sin embargo, comprar la fruta ya cortada o pedirla así en un restaurante o cogerla de un buffet libre puede traer consecuencias para nuestra salud.

Blanca García-Orea, una nutricionista conocida en Instagram como @blancanutri, ha explicado por qué es mejor que evitemos comprar estos alimentos ya cortados.

En muchos de estos lugares encontramos estos tuppers de fruta cortada a temperatura ambiente. La propia Consejería de Sanidad ha advertido que no es recomendable almacenar la fruta cortada más de dos horas, y menos con la llegada del verano.

"La fruta ya cortada pierde su capacidad protectora, la piel, por lo que es mucho más fácil que se pueda contaminar el interior con microorganismos", ha empezado explicando la nutricionista.

"De hecho, si antes de cortarla no hemos lavado la cáscara o la piel (donde podemos encontrar los microorganismos procedentes del suelo donde se han cultivado o de la manipulación de otras frutas), también podemos pasar esos microorganismos (Salmonella, Listeria..) al interior de la fruta. También se podría contaminar si el cuchillo utilizado está contaminado por cortar otras frutas", ha continuado.

Consejos para comprar fruta cortada

Blanca ha recomendado comprar fruta cortada sólo si la vemos dentro de un refrigerador. Aún así, mantiene que lo ideal es comprar la fruta entera, lavarla en casa con agua y un cepillo y cortarla cuando se vaya a consumir.

En el caso de que no vayamos a comernos de una vez toda la fruta cortada, hay que guardarla siempre en la nevera y consumirla antes de tres días.

Melón cortado title=
Melón cortado // Pixabay

Embarazadas y niños, mejor no consumirla

La nutricionista ha especificado que en el caso de las mujeres embarazadas y los niños eviten comer fruta cortada comprada en supermercados o en restaurantes. Incluso si la cortan al momento. Y ha añadido la misma indicación con el gazpacho no pasteurizado.

Por otro lado, una práctica muy habitual para que los niños coman fruta en el colegio es que la lleven ya cortada en un tupper. Pero siguiendo las mismas indicaciones, Blanca ha recomendado no hacerlo a menos que el tupper esté dentro de una pequeña neverita portátil con placas de hielo para mantenerlo refrigerado.

Aún así, ha dado otras opciones más prácticas como llevar frutas con piel sin cortar y previamente lavadas. Tampoco recomienda las fresas, frambuesas o arándanos para que los más peques se los lleven al cole: "se ponen malos enseguida y se contaminan con facilidad".

Una niña comiendo sandía title=
Una niña comiendo sandía // Pixabay