todos los detalles

Ángela Molina: musa de Buñuel y Almodóvar, su defensa del envejecimiento, sus cinco hijos y sus nietos

Ángela Molina es una de las actrices más representativas de la Transición española, aunque nunca ha dejado de reinventarse. Ahora, se ha convertido en la protagonista de La piedad, la nueva película de Eduardo Casanova.

Ángela Molina
Ángela Molina // Gtres

Europa FM

Madrid 11/01/2023 20:45

Ángela Molina es una de las actrices más consolidadas de este país. Con una trayectoria artística de más de 40 años, la madrileña ha demostrado que no tiene miedo a embarcarse en proyectos de todo tipo. Su última película ha sido La piedad, film dirigido por Eduardo Casanova.

Ángela Molina
Ángela Molina // Gtres

La actriz, hija del cantante Antonio Molina, se diplomó en baile clásico e hizo su primer debut en el cine en No matarás (1974). Desde el primer momento, dejó claro que no quería saber nada del destape, género en auge en ese momento, y se centró en otro tipo de películas.

Su pánico a las escenas de desnudo

En una entrevista en Onda Cero, reveló que este cine "no le interesaba". "[El destape] era necesario, pero yo no me identificaba con él", confesó sobre los inicios de su carrera. Desde joven, "siempre ha sido su trabajo el que la ha guiado y la ha enseñado".

La primera película en la que apareció tenía escenas de desnudo y ella nunca ha tenido problemas en reconocer que no se sentía cómoda: "Lo pasé mal, sintiendo el pudor a flor de piel… Y cuando volví a casa aquel día me puse a llorar como una idiota", contó en otro medio.

"Una no se acostumbra nunca a desnudarse. Lo he pasado siempre mal. Lo hago, sí, pero no es fácil. Y eso que me he desnudado muchas veces en el cine. No me arrepiento de haberlas rodado. Me gustan más las escenas de amor con sensualidad. Aun así, no acabo de sentirme a gusto, repito, como si fuera aquella primera vez que lo hice", insistió sobre este tipo de secuencias.

Su primera película importante fue con Buñuel

Luis Buñuel la convirtió en una estrella en 1977 al darle el papel protagonista en Ese oscuro objeto de deseo junto a Fernando Rey. Tras ella, tuvo la oportunidad de ganar proyección internacional y poder participar en films más relevantes.

Ella siempre ha tenido palabras de agradecimiento hacia el director de Un perro andaluz. En una charla con Periodista Digital, explicó que esta película fue un punto de inflexión: "Después de trabajar con él, nunca volvió a ser lo mismo. Rompió las fronteras y empecé a trabajar en cualquier lugar, porque su cine es amado en cualquier lugar".

"Buñuel no era un ser de imponer, sino que simplemente tenía un karma y algo magnético tan poderoso que en cada uno ya inspiraba el respeto pertinente. Pero él era absolutamente dulce, respetuoso y generoso", dijo sobre él.

Su paso a 'chica Almodóvar'

En los siguientes años, ganó reconocimiento internacional y participó en películas en Francia, Italia, Alemania o EEUU como por ejemplo Operación Ogro, Bearn o La sala de las muñecas.

Su talento enamoró a Pedro Almodóvar y en 1997 se suma a su película Carne trémula y termina siendo nominada a un Goya. Esta no era la primera vez que el director manchego le ofrecía un papel en uno de sus films, ya que era la elegida para salir en ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, aunque ante su negativa se lo dieron a Verónica Forqué.

La relación entre ambos no terminó aquí, ya que en 2007 protagoniza Los abrazos rotos, dando vida a la madre de Penélope Cruz.

Su defensa del envejecimiento de los actores

Cuando los actores llegan a una determinada edad, tienen más dificultades para conseguir papeles en películas, algo que la artista de 67 años siempre ha criticado. Ella defiende el paso de los años y acepta el envejecimiento de forma natural. Tal y como contó en La voz de Galicia, esto se define en "tiempo en la vida".

"Y es lógico, se va perdiendo belleza, pero también qué es la belleza sino vivir. Y lo demás es la consecuencia de ser una persona que pasa por todas las fases y hay que saber también despedirse de la belleza", señaló.

Esto también se traduce en presumir de las canas y el pelo gris: "Lo he sentido como una protección, como un manto. El cabello tiene un poder especial y nos influye como ninguna otra cosa en cómo nos vemos o sentimos. Ahora bien, hay que quererlo tal y como es".

De hecho, en 2019 se vio inmersa en una polémica cuando un centro de estética utilizó una fotografía suya con la frase 'Entre pasarse y no hacer nada existe el término medio: mejorar sin transformarse para retrasar el envejecimiento y llegar a los 60 con un mejor aspecto que esta bella actriz'.

Fueron muchas las personas que criticaron esta campaña y su respuesta fue sencilla: "A mí me da igual que me digan que tengo arrugas. Son mías y estoy encantada".

Sus parejas, hijos y nietos

Su primer gran amor fue el fotógrafo francés Hervé Tirmarche. Se conocieron en Ibiza y se encendió la chispa. No llegaron a casarse pero tuvieron 3 hijos: Olivia, Mateo y Samuel. Después de 13 años, la pareja se dio el adiós y se separaron.

Su hija Olivia ha seguido los pasos de su madre y ha aparecido en muchas series como La valla, Al salir de clase, Física o Química, Amar en para siempre, entre otras. Está casada con el actor Sergio Mur y tienen dos hijos: Vera y Eric. Estos son los primeros nietos de Ángela.

Ángela Molina y Olivia Molina
Ángela Molina y Olivia Molina // Gtres

Sus otros hijos, Mateo y Samuel, son más discretos y no han querido exponerse tanto a los medios como su hermana. Mientras el primero se dedica profesionalmente al submarinismo, el segundo pasa mucho tiempo centrado en la música electrónica.

Después de su ruptura con Hervé Tirmarche, Ángela inició una relación con Leo Blakstad, un empresario canadiense, y se casaron en 1995. Este matrimonio ha traído al mundo a dos hijos: Antonio y María Isabel.

El primero se dedica a la música y ha formado parte de varios grupos. Residente en Ibiza, ha dado muchos conciertos y destaca por algunas de sus sesiones en YouTube.

Su hermana pequeña, María Isabel, está muy centrada en la danza a sus 19 años y se mantiene mucho más escondida que el resto de su familia, aunque en varias ocasiones se la ha visto junto a su madre paseando por Madrid.

Ángela Molina es una leyenda del cine español y lo ha demostrado con los más de 40 años que lleva en ello. Aun así, sigue innovando y no deja de sorprender a sus fans.