PRIMO DE RICARDO III

Benedict Cumberbatch: tres hijos, un año en un monasterio y pocas ganas de beber alcohol

Benedict Cumberbatch debutó en televisión en 2002. Desde entonces el actor de 45 años, casado con la directora Sophie Hunter y padre de tres hijos, no ha parado de trabajar. Su currículo incluye más de 90 títulos, formación universitaria y un año sabático en un monasterio.

Benedict Cumberbatch, en la promoción de 'Doctor Strange' en Londres
Benedict Cumberbatch, en la promoción de 'Doctor Strange' en Londres // Gtresonline

Europa FM

Madrid 26/04/2022 19:57

De Sherlock Holmes a Doctor Strange o Julian Assange. El abanico de personajes interpretados por Benedict Cumberbatch es inmenso y las veces que lo hemos visto en la pantalla, infinitas. Su currículo como actor incluye más de 90 títulos y eso que empezó su carrera en 2002.

El intérprete de 47 años debutó en la tv movie Fields of Gold, que supuso el punto de arranque de una trayectoria de enorme éxito (incluidas dos nominaciones al Oscar) en la que ya es difícil encontrar a alguien que no lo reconozca. Todo el mundo sabe quién es Benedict Cumberbatch, pero ¿qué hay de su vida privada? ¿Quién es su pareja? ¿Cuántos hijos tiene? ¿Con qué rey está emparentado?

Descendiente del rey Ricardo III

Sí, has leído bien. Benedict Cumberbatch es descendiente directo del rey Ricardo III, al que curiosamente dio vida en la serie de televisión La corona vacía. El monarca fue el último rey de Inglaterra de la casa de York, que reinó de 1483 a 1485.

Sus lazos familiares le unen también con Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes, personaje al que también dio vida. Su antepasado común es Juan de Gante, duque de Lancaster e hijo del rey Eduardo III de Inglaterra, que vivió en el siglo XIV.

"Cuando confirmamos el vínculo entre Benedict y la monarquía británica, tuvimos acceso a árboles genealógicos bien establecidos que nos abrieron un montón de posibilidades interesantes", explicó en 2017 la la historiadora Michelle Ercanbrack en un comunicado publicado en Ancestry.com.

Un colegio de más de 40.000 euros al año

Hijo de los actores Timothy Carlton y Wanda Ventham, Benedict Cumberbatch estudió en los colegios de la élite de Reino Unido.

Empezó en Brambletye School en West Sussex y siguió en Harrow School, una de las más prestigiosas escuelas privadas al noroeste de Londres cuyo precio es de más de 34.000 libras al año (más de 40.000 euros). Al parecer fueron sus abuelos quienes se encargaron de pagarle los estudios. Y allí, en Harrow, empezó como actor al apuntarse a un taller de Shakespeare. Su primer papel fue como protagonista de Hamlet.

De ahí pasó a disfrutar de un año sabático para después matricularse en teatro en la Universidad de Manchester y después continuó su formación actoral en la Academia de Música y Arte Dramático de Londres, graduándose con una maestría en Actuación Clásica. Antes de terminar sus estudios ya tenía agente.

Casado con la directora Sophie Hunter

La vida personal de Benedict Cumberbatch va de la mano de Sophie Hunter. El actor y la directora de teatro se casaron el 14 de febrero de 2015. La portavoz del actor compartió la noticia con un escueto comunicado: "Benedict y Sophie se casaron rodeados de su familia y amigos más cercanos. Fue un día mágico".

Benedict Cumberbatch y Sophie Hunter, en la gala de los Oscar 2022
Benedict Cumberbatch y Sophie Hunter, en la gala de los Oscar 2022 // Gtresonline

La pareja se había conocido seis años antes, en 2009, durante el rodaje de la película independiente Burlesque Fairytales. En ese momento Cumberbatch salía con su novia de la universidad, Olivia Poulet, pero poco después decidieron poner fin a su relación de manera amistosa. Fue después de que Cumberbatch declarase en una entrevista de 2010 que le gustaría tener hijos: “Creo que me gustaría ser padre antes de los 35 años. Me encantaría tener la capacidad de hacer malabares con una carrera y tener un hijo pequeño”.

Tras esta ruptura Cumberbatch no llamó a Hunter de inmediato, con quien empezó a salir fue con la artista Anna James.

Benedict Cumberbatch y Sophie Hunter nunca comunicaron cuándo empezaron la relación pero sí sabemos cuándo se iniciaron los rumores. Fue en 2014 cuando acudieron juntos al French Open. En noviembre de ese mismo año se comprometieron y lo contaron con un comunicado en los medios. A la vieja usanza.

Hunter, además de su pareja, es su gran amiga y su gran apoyo laboral. "Ella está orgullosa de mi trabajo, está orgullosa de mí y me ama. Podría ser algo realmente difícil, pero ella lo entiende perfecto", dice el actor al referirse a su mujer.

Los tres hijos de Benedict Cumberbatch y Sophie Hunter

Benedict Cumberbatch y Sophie Hunter son padres de tres hijos. En septiembre de 2015 nació Christopher, su hijo mayor; en marzo de 2017, Hal Auden; y Finn Cumberbatch, en enero de 2019.

Al nacer el mayor, el actor declaró en una entrevista que "tener un bebé es algo enorme, en niveles muy inesperados". "De pronto comprendí a mis padres con mucho más orgullo del que había tenido alguna vez", aseguró el intérprete en 2016.

Cumberbatch es un padrazo orgulloso que, además, encuentra su inspiración en sus tres hijos.

"A muchas personas, especialmente a las mujeres, les dicen: ‘Oh, la paternidad realmente va a afectar tu carrera’, y lo hace, pero creo que para mejor. Sé que estoy en una posición privilegiada en mi carrera, pero creo que todos, incluso si se encuentran en un momento difícil en su vida, obtienen fuerza de sus hijos. Son tu inspiración. Se suma a tu trabajo, nunca te quita”, contó el actor en una reciente entrevista, en la que también aseguró que sus padres son un ejemplo a seguir.

"Solo espero con mis hijos ser la mitad de bueno de lo que ellos fueron conmigo. Tengo su ejemplo a seguir, así que seguramente haré algo bien".

Un año sabático en un monasterio

Benedict Cumberbatch es famoso por numerosos papeles incluido Patrick Melrose, un personaje inspirado en las novelas semiautobiográficas del autor británico Edward St. Aubyn llenas de drogas y alcohol. Nada que ver con la biografía de Cumberbatch. Al actor no le gusta beber.

"Incluso con eso de tomar una copa de vino cuando los niños se han ido a la cama, es como 'estoy cansado y realmente no me apetece una copa de alcohol azucarada", contó en una entrevista en la que aseguró estar feliz con su "casi sobriedad".

"De vez en cuando tengo un cumpleaños o un fin de semana loco en un festival, pero prefiero el yoga y la meditación", aseguró en esa misma charla el intérprete.

Según contó en otra entrevista, siempre le ha dado mucho importancia a la meditación. "Cuando era joven tuve la oportunidad de vivir en un monasterio budista en la India como profesor de inglés", contó sobre su año sabático previo a la universidad. "Era un sitio increíble, en plena plantación de té a 4.000 metros de altitud. Aquella vivencia me descubrió el modo en el que los monjes budistas conciben el tiempo. Cuando meditas solo existe el presente y estableces un nivel de conciencia que te ayuda a percibir tu alrededor desde una perspectiva nueva. El pasado, el futuro o tu propio estado de ánimo adquieren de repente un nuevo significado".

"No hablo solo de una cuestión transcendental. Es algo más pragmático. Meditar es una actividad muy práctica en tu día a día. Te ayuda a focalizar de un modo más certero tus objetivos en el trabajo, y también es útil para entender a las personas que te rodean, incluso a comunicarte mejor con ellas", aseguró.

El discurso feminista de Benedict Cumberbatch

Es imposible hablar de Benedict Cumberbatch sin referirse a su discurso feminista. El actor llenó titulares en 2018 cuando alzó la voz para reivindicar la necesidad de igualar las condiciones laborales de hombres y mujeres. "Mira lo que cobras, pregunta cuánto se les paga a las mujeres y di: ‘Si no les pagan lo mismo que a los hombres, yo no lo haré”, dijo en una entrevista en Radio Times.

Sus declaraciones fueron un año después de surgir el movimiento Me Too al que mostró su apoyo en una reciente entrevista atacando la masculinidad tóxica. "No queremos escuchar cuando las mujeres hablan de sus malas experiencias. Pero debemos callarnos y escuchar. De hecho, deberíamos acabar con la ‘masculinidad tóxica’ y corregir el comportamiento masculino para que no experimentemos tales situaciones en el futuro".

Te puede interesar