Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EGIPTO | UNA ALINEACIÓN CASI PERFECTA

Científicos descifran el misterio de la alineación 'perfecta' de las Pirámides de Guiza

Los antiguos egipcios aprovecharon el equinoccio de otoño para conseguir que las pirámides de Guiza fueran construidas con una alineación casi perfecta y sus caras mirando a los puntos cardinales. Los egipcios se sirvieron de un gnomon, que mide el recorrido de su sombra tras clavarlo en el suelo.

Europa Press | Madrid | 21/02/2018

Pirámides de Giza

Pirámides de Giza / Turismo de Egipto

En astronomía, los días en los que hay equinoccios -dos veces al año-, el Sol se sitúa en el plano del ecuador celeste. Alcanza el punto más alto en el cielo y su intersección con el plano del ecuador es prácticamente perfecta. Los egipcios pudieron determinar con precisión esa posición solar con un instrumento de la época, el gnomon. Se trata de una vara que mide el recorrido de su sombra tras clavarla en el suelo.

Pirámides de Giza, en Egipto

Pirámides de Giza, en Egipto / Instagram

Según una investigación del arqueólogo Glen Dash publicada en 'The Journal of Ancient Egyptian Architecture', los egipcios solo tuvieron que ir marcando los diferentes puntos que iba recorriendo la sombra del gnomon a medida que transcurría el equinoccio de otoño para acabar trazando un arco perfecto. Después, unieron dos de esos puntos y trazaron una línea recta. Sobre ella construyeron las pirámides.

"Quienes construyeron la Gran Pirámide de Guiza -la más grande de la tres y conocida también como Pirámide de Kheops- la alinearon con los puntos cardinales con una exactitud de no más de cuatro minutos [de sombra] del arco", explica Dash en su estudio, que puso a prueba su método personalmente durante el equinoccio de otoño del 22 de septiembre de 2016.

Resulta que las cuatro caras de las cinco pirámides dan al norte, al sur, al este y al oeste con una desviación 0,66 grados en contra de las agujas del reloj. Es la misma desviación que se consigue si se aprovecha el equinoccio de otoño.