Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EL AMOR POR LOS ANIMALES SE CONVIRTIÓ EN OBSESIÓN

Puede ir a prisión por desatender a 178 conejos

Dorota Trec, una polaca afincada en Brooklyn (Nueva York), puede ir a prisión por tener desatendidos y abandonados un total de 178 conejos. Hace años compró uno como animal de compañía pero el tiempo y la soledad hizo que estos animalitos que convirtieran en una obsesión para ella.

@europa_fm | Madrid | 17/01/2017

Dorota Treck

Dorota Treck / Facebook

La historia de Dorota Trec empezó en el año 2000, cuando se mudó desde su país natal, Polonia, a Nueva York (Estados Unidos). La soledad de su piso de Brooklyn hizo que la mujer se plantease comprar un animal de compañía, para no sentirse tan sola y tener alguien al que cuidar.

Sin embargo, lo que comenzó como un amor por los animales, se convirtió en una obsesión. Dorota Trec llegó a acumular más de 178 conejos en la parte trasera de una tienda de neumáticos abandonada. Las autoridades encontraron a los animales a la intemperie, encerrados en jaulas y con evidentes signos de malnutrición. Algunos tenían heridas por el cuerpo, consecuencia de las peleas entre ellos.

Cuidar de 178 conejos supone dedicación cien por cien, además de conocimientos veterinarios. A pesar de que la policía no duda que las intenciones de Dorota Trec fuesen caritativas, los animales estaban desatendidos y hacinados en jaulas. Una situación insalubre que podría terminar convirtiéndose en un foco de enfermedades.

Por esto mismo, la mujer ha sido detenida, acusada de no alimentar a los conejos. Fue Natalie Reeves, una activista pro derechos de los animales, quien denunció la situación a las autoridades. Ahora, Dorota Trec se enfrenta a una pena de hasta dos años de cárcel.

Dorota se defendía diciendo que los tuvo fuera para "imitar la vida salvaje, tal y como ellos vivirían en la naturaleza". También añade que "su pelaje les protege del frío, así que no podrían haber sufrido".

Los conejos de Dorota Trec

Los conejos de Dorota Trec / Facebook

Los conejos de Dorota Trec

Los conejos de Dorota Trec / Facebook