Protagonista de 'Ambulance: Plan de huida'

¿Quién es Yahya Abdul-Mateen II? De arquitecto en el ayuntamiento a actor de éxito con 35 años

Yahya Abdul-Mateen II tiene 35 años y lleva solo 10 en la actuación. Antes trabajó como arquitecto en el Ayuntamiento de Chicago, pero lo echaron al llegar la crisis de 2008. Su vida dio entonces un giro radical que lo llevó 12 años más tarde a recoger el Emmy.

Yahya Abdul-Mateen II es el protagonista de la película 'Ambulance: Plan de huida'
Yahya Abdul-Mateen II es el protagonista de la película 'Ambulance: Plan de huida' // Getty images

Europa FM

Madrid 24/03/2022 19:35

Yahya Abdul-Mateen II es una estrella reciente. El actor de 35 años tenía 25 cuando supo que quería dedicarse a la interpretación y no despuntó hasta 2016, con 30, cuando se estrenó la serie The Get Down. Entonces le llovieron las críticas positivas que se materializaron en 2020 cuando recibió el premio Emmy a Mejor actor de reparto en una serie limitada por Watchmen.

"Watchmen es una historia sobre el trauma. Es una historia sobre las cicatrices duraderas del terrorismo doméstico blanco. En medio de todo eso, también se trata de un dios que baja a la Tierra para dar a una mujer negra todo el amor que se merece. Le ofrece su sacrificio y su apoyo, pasión, y protección. E hizo todo esto en el cuerpo de un hombre afroamericano", dijo el actor al recoger el premio.

Su Emmy fue para las mujeres negras. "Así que dedico este premio a todas las mujeres negras de mi vida, a las personas que primero creyeron en mí; las llamo mis primeras inversoras. Os quiero. Os agradezco todo lo que habéis hecho. Esto es para vosotras", aseguró.

El actor Yahya Abdul-Mateen II en la serie 'Watchmen'
El actor Yahya Abdul-Mateen II en la serie 'Watchmen' // HBO

"Fue extrañísimo. Que me nominaran fue muy excitante, pero la ceremonia fue en remoto. Estaba en casa, escuché mi nombre y lo siguiente que supe es que estaba en Zoom recogiendo el premio. Fue muy raro. Aunque muy gratificante", recuerda en una entrevista con ICON al hablar de la gala telemática.

El premio le dio el empujón definitivo a su carrera, que lo ha llevado a atemorizar en la película Candyman (2021), a convertirse en Morfeo en The Matrix Resurrections y compartir pantalla con Jake Gyllenhaal en la recién estrenada Ambulance: Plan de huida.

"Llevo un par de años de no parar. Este es un trabajo que consiste básicamente en dar, estás todo el día ofreciendo algo de ti a los demás. Así que ahora el reto es aprender a recoger, a quedarme algo para mí".

Una relación amor-odio con el gimnasio

Yahya Abdul-Mateen II lleva hoy un ritmo de vida trepidante que sobrelleva gracias al ejercicio físico y la meditación. Cada mañana dedica 20 minutos a esta actividad.

"Saco tiempo para el gimnasio, esas cosas…", explica en ICON el intérprete que en otras entrevistas anteriores aseguró que va cinco días a la semana al gimnasio. “Ha sido alrededor de cinco días a la semana en el gimnasio y haciendo entrenamiento de pelea también. Tengo una relación de amor-odio con el ejercicio. No disfruto la experiencia cuando lo estoy haciendo, pero nunca me arrepiento”.

De trabajar en el Ayuntamiento a ser actor

Aunque hoy arrasa en pantalla, Yahya Abdul-Mateen II no se planteó la actuación como su primera opción profesional.

El actor estudio arquitectura en la Universidad de Los Angeles y hasta 2008 trabajó en el Ayuntamiento de San Francisco en asuntos de planificación urbana. "Fue por mi padre, que era albañil. Él siempre quiso que estudiara algo que me permitiera ganar dinero y ayudar a la comunidad. Teníamos el sueño de construir algún día una casa para nuestra familia que yo hubiera diseñado", cuenta en ICON.

En su época en el Ayuntamiento se dedicó a hablar con líder comunitarios de los barrios de San Francisco para conocer las necesidades de cada zona. Tuvo que dejar el trabajo por la crisis de 2008.

"Se quedaron sin fondos y cancelaron los proyectos en los que yo trabajaba", recuerda el actor, que ya en 2007, cuando falleció su padre, supo que tenía que dar un giro a su carrea. "Hubo un momento en que pensé: ‘Me voy a dar tres años para que pase algo relevante. Si no ocurre nada, hago un máster y vuelvo a la planificación urbana’. En realidad no tenía ni idea de qué quería decir con ‘algo relevante’, pero sabía que si pasaba lo reconocería al instante”.

Ese 'algo relevante' fue que lo admitieron en el prestigioso curso de interpretación de la Universidad de Yale. Mucho antes había hecho sus pinitos infantiles en el teatro.

"Me apuntaba a cada representación que podía. Pero nunca me lo planteé como una salida profesional. Creo que el talento para las artes lo heredé de mi madre. Es ama de casa, bastante tenía con cuidarnos a los seis, pero tiene una capacidad natural para cantar y la actuación. Yo siempre estaba metido en movidas de teatro en el colegio", añade en esa entrevista.

Un actor de primera división según 'The Holywood Reporter'

Se graduó en Artes en la Yale School of Drama, trabajó como actor de teatro y después se colocó con éxito delante de las cámaras.

The Hollywood Reporter lo incluyó el pasado agosto en la primera división de nuevas estrellas de Hollywood. "No está mal para un tipo que fue despedido como urbanista municipal en 2008. ¿Qué te parece? ¿Te vale?", bromea cuando le preguntan sobre el reconocimiento.

Abdul-Mateen II se ha hecho fuerte en esta lista gracias a sus trabajos en Watchmen, The Get Down, Matrix, Aquaman II, El juicio de los 7 de Chicago y a la que pronto sumará su proyecto I Helped Destroy People, un thriller dramático que protagoniza y produce que adapta un artículo de The New York Times de 2021 que involucraba a un denunciante, el FBI y perfiles raciales y religiosos.

Criado en la fe cristiana y musulmana

Abdul-Mateen II, el pequeño de seis hermanos, creció en una familia de fe mixta. Su madre era cristina y su padre, musulmán. "Celebrábamos Navidad y Ramadán. A mí me parecía lo normal, aunque luego me di cuenta de que no lo es, para nada", explica en ICON el actor, que finalmente se decantó por la cultura cristina.

"De adolescente empecé a ir a misa y dejé de ir a la mezquita". El motivo es básico: “En la iglesia había más chicas. Cuando tienes 15 años es un argumento sólido”. Hoy se limita a decir que tiene "una conexión muy fuerte con Dios".

[[H3:Un apellido complicado pero muy inspirador]

Yahya Abdul-Mateen II tiene un apellido complicado de nunca ha querido cambiar, aunque hubo quien se lo propuso en sus inicios.

Le preguntaron si dejaría el apellido a Yahya Mateen o si solo se quedaría con Yahya. Yahya Abdul-Mateen II nunca consideró un cambio aunque es consciente de que no es un nombre que aparece de manera habitual en las facturas. "Por eso es tan inspirador para la gente. Recibo mensajes todo el tiempo que dicen: 'Gracias hermano por representarnos a los musulmanes. Estaba pensando en cambiar mi nombre, pero ahora que te veo, nunca lo cambiaré", contó en la revista GQ.

Te puede interesar