LOS HOMBRES TAMBIÉN PUEDEN

Todo lo que siempre has querido saber sobre el multiorgasmo

¿Qué es el multiorgasmo? ¿Cuál es la forma más fácil de conseguirlo? ¿Sólo lo disfrutan las mujeres o es un territorio también de hombres? Resolvemos estas y otras dudas con una experta en sexo.

Una escena de la película 'Shame'
Una escena de la película 'Shame' // Shame

Manuela Sanoja

Madrid 10/06/2021 08:04

En 1966, Virginia Johnson y William Masters, dos de los grandes investigadores de la sexualidad, publicaron su libro La respuesta sexual humana. En él, entre otras revelaciones sobre el placer femenino, documentaron la capacidad que tienen las mujeres de experimentar no uno, sino múltiples orgasmos durante la estimulación sexual. Con el paso del tiempo la ciencia ha estudiado este fenómeno también en hombres y la conclusión es que ellos también son capaces de tenerlos. Sin embargo, en ambos casos es algo poco frecuente.

Ser una experiencia desconocida para muchos hace que —inevitablemente— se genere curiosidad y muchas dudas al respecto. Miren Larrazabal, directora de Psicología Clínica y Sexología del Instituto Lyx, nos ayuda a resolver algunas de las más frecuentes.

Lo primero: ¿qué es un multiorgasmo? Para entenderlo debemos tener en cuenta que la respuesta sexual tiene distintas fases. “Primero, el deseo. Después llega la fase de la excitación, en la que uno va subiendo como si se tratara de una montaña. Entonces, se llega a una meseta y después de esa meseta está la culminación que es el orgasmo”, aclara la experta.

Los multiorgasmos ocurren cuando el cuerpo es capaz de mantenerse entre la meseta y el clímax “como si fueran pequeños picos": "Imagina que estás en una escala de 0 a 10 de estimulación. Sería como quedarse a nivel 8 e ir teniendo picos de subidas al 10”.

"Sería como quedarse a nivel 8 e ir teniendo picos de subidas al 10”

Lo dicho, aunque normalmente se asocia al sexo femenino y se haya estudiado más en las mujeres, la realidad es que no es su patrimonio. Los hombres también pueden ser multiorgásmicos. Eso sí, indica Larrazabal, no se trata de que eyaculen varias veces.

“El orgasmo y la eyaculación en los hombres son dos frases de respuesta sexual diferentes, aunque están muy seguidas en el tiempo. Entonces, hay hombres que pueden tener orgasmos sin eyacular y mantenerse en esa fase teniendo los picos de los que hemos hablado”.

Cómo conseguir multiorgasmos

Sobre la forma más habitual de conseguirlos, dice Larrazabal, suele ser a través de la masturbación.

“En las mujeres, lo más frecuente es mediante la estimulación del clítoris. Sin embargo, esto no quiere decir que no se pueda alcanzar de otra forma. Porque el orgasmo es uno, pero formas de alcanzarlo hay muchísimas. Incluso sin manos, solo con pensar en fantasías”, añade.

Pese a que conseguir esa secuencia de picos de placer se pueda hacer de múltiples formas, la experta asegura que “las mujeres que han narrado sus experiencias suelen decir que es más fácil llegar a través del clítoris y usando vibradores porque mantienen un ritmo constante que facilita quedarse entre esas etapas de la excitación más tiempo y encadenar un orgasmo con otro”. Y reitera: “Esto no quiere decir que no se pueda conseguir un multiorgasmo con penetración”.

Tanto en el caso de las mujeres como de los hombres, es más fácil conseguirlos a través de la masturbación

También en el caso de los hombres es más frecuente conseguirlo a través de la masturbación. Según explica la sexóloga: “En todo lo relacionado con el sexo, es más fácil conseguirlo cuando uno se conoce bien a uno mismo, lo que le gusta y cómo le gusta”. De hecho, es posible aprender a tener estas cadenas orgásmicas jugando con uno mismo.

“Todo en el sexo se aprende y cuando lo has conseguido una vez sabes cómo volver a hacerlo y lo que tienes que hacer para poder llegar de nuevo”, añade.

👉 Siete personas nos cuentan lo que más les gusta hacer y que les hagan en la cama

No todos los multiorgasmos son iguales

Por otro lado, indica la directora de Psicología Clínica y Sexología del Instituto Lyx, no hay un único modelo de multiorgasmo. Es decir, puede ocurrir —como lo ha explicado— una frecuencia de picos seguidos en el tiempo o también puede ser que pasados algunos minutos de un primer orgasmo se experimente otro si se mantiene la estimulación.

“Lo más habitual es que las subidas y bajadas vayan encadenadas entre sí, pero no hay una única forma y podemos llamar multiorgasmo también a tener varios seguidos dejando que pase un pequeño espacio de tiempo. Aunque lo más frecuente es lo primero. De hecho se pueden medir estos picos a través de instrumentos que analizan la respuesta sexual”, explica la especialista.

Tampoco tienen por qué tener todos la misma intensidad. “De hecho, no suelen serlo. Volvamos a la escala de placer de la que hemos hablado. Imagina que la primera experiencia es del 8 al 10, después puede bajar a 5 o 6, y volver a subir entre el 8 y el 10”. Por traducirlo a como se experimenta en el cuerpo, viene a ser una variación en la intensidad de las contracciones que se producen durante el orgasmo.

El multiorgasmo depende de la pareja

E igual que no siempre tienen la misma potencia estos picos, tener una o varias experiencias multiorgásmicas no quiere decir que se vayan a tener toda la vida. Puede que se den con una pareja y con las demás no, que solo se consigan cuando se juega en solitario. Y también puede que haya a quien no le ocurra nunca.

La experta es tajante: “El multiorgasmo no debe ser un objetivo ni debemos ponérnoslo como meta porque ahí es cuando llegan las frustraciones. El sexo es para disfrutar y sentir placer. Un solo orgasmo no tiene por qué tener nada que envidiarle a un multiorgasmo”.