DIRECTOR DE 'CANALLAS'

Daniel Guzmán: su pasado como grafitero, el día que se tiró al Manzanares y por qué se salió de WhatsApp

Daniel Guzmán presenta Canallas, su segunda película como director en la que convierte a su amigo Joaquín González en protagonista. El actor de 48 años vuelve a ponerse detrás de las cámaras en esta cinta en la que recupera la esencia del barrio. Daniel Guzmán, que se define como un perro callejero, dice que lo aprendió todo en las calles de Aluche, donde también debutó como grafitero bajo el nombre de Tifón.

El actor y director Daniel Guzmán en la presentación de la película 'Canallas'
El actor y director Daniel Guzmán en la presentación de la película 'Canallas' // Gtresonline

Europa FM

Madrid 21/03/2022 20:20

Daniel Guzmán es un tipo de barrio. Lo dice él mismo en su biografía de Twitter en la que se define como un perro callejero y lo dice también en sus trabajos como director. El actor de 48 años se vuelve a poner detrás de las cámaras en Canallas, su segundo largo que llega siete años después de A cambio de nada, la película por la que ganó el Goya a Mejor director novel en 2016.

Si de ese primer trabajo llamó la atención su amplio componente autobiográfico, por no olvidar el papel de su abuela Antonia Guzmán; en este segundo toca hablar de su protagonista, Joaquín González, un amigo de Guzmán desde los 13 años y sin ninguna experiencia previa como actor. Joaquín, igual que Daniel, es un tipo de barrio.

El barrio de Daniel Guzmán y su pasado como grafitero

El barrio de Daniel Guzmán es Aluche, en Madrid, escenario de su primera película y el lugar en el que forjó su personalidad combativa.

"Todo lo que sé lo aprendí en la calle, con mis amigos, regresando a casa con la cabeza abierta", contó en una entrevista con motivo de la presentación de A cambio de nada.

Daniel Guzmán no era el más querido de Aluche. "Era un pieza. No iba a clase y cuando iba la liaba. Estaba perdido, solo buscaba llamar la atención. Soy muy inquieto, he vivido mucho y eso me viene bien para contar historias", explicó el intérprete que en esa época se dedicaba a pintar los muros bajo el nombre de Tifón. "Se me ocurrió porque simbolizaba un paralelismo entre el fenómeno meteorológico y la firma, que dejaba huella por donde pasaba", contó en otra entrevista en El Mundo.

De esa época y de su trabajo como grafitero habló en el documental Mi firma en las paredes que grabó en 1990 cuando tenía 18 años.

1995, su debut en 'Hermanos de leche' y 'Hola, ¿estás sola?'

El documental fue un primer acercamiento de Daniel Guzmán a las cámaras, aunque su debut llegó cinco años después. 1995 fue el gran año de Daniel Guzmán actor.

Con 23 años participó en la película Hola, ¿estás sola? y en la serie Hermanos de leche y Colegio mayor. Los tres trabajos fueron su paso previo al que luego sería el papel que le dio a conocer: en 1996 se convirtió en hijo de El Fary en Menudo es mi padre. Dejó la serie dos años después para sorpresa del público ya que el actor fue sustituido por Borja Elgea, que muy poco tenía que ver con él (sobre todo en estatura).

Roberto, su mítico personaje en Aquí no hay quien viva, estuvo en pantalla entre 2003 y 2006.

Boxeo, el otro gran debut de Daniel Guzmán

Daniel Guzmán tuvo otro gran debut en 2005, esta vez lejos de las cámaras. Ese año subió al ring para tomar la alternativa como boxeador en una velada neoprofesional ante 5.000 personas en León.

El actor, en esa época protagonista de Aquí no hay quien viva, llegó al ring el mismo año en que estrenó la película A golpes, en el que da vida a un boxeador.

"A mí me gusta practicar boxeo como disciplina deportiva, y sobre todo, para saber esquivar, me gusta más esquivar que golpear. Creo que es un deporte de los más completos y me permite desconectar de mi rutina diaria", contaba en 2008 al hablar de este deporte que practica siempre que puede pero no regularmente. "Plásticamente, el boxeo profesional es muy bonito, y siempre o casi siempre los dos contrincantes acaban dándose un abrazo. Ya ves, soy un poco raro".

Por qué Daniel Guzmán no tiene WhatsApp

Entre las rarezas, por llamarlo de alguna manera, de Daniel Guzmán está su rechazo a WhatsApp. En una sociedad hiperconectada como la actual, Daniel Guzmán decidió en 2016 desinstalarse la app de mensajería instantánea.

"Lo tuve pero me lo quité para recuperar mi vida, para ser dueño de mí mismo, de mi intimidad y de mi independencia", contó en una entrevista en El Mundo. "Como es gratis, se pierde el contenido. No hay filtros, te mandan de todo y te meten en grupos. Había gente que se molestaba cuando no les contestaba. Tener que responder a 200 personas me generaba mucho estrés".

El día que Daniel Guzmán se tiró al Manzanares

Si lo del WhatsApp llama la atención, más llama la historia del día que Daniel Guzmán es tiró al río Manzanares de Madrid. Fue por una buena causa.

"A veces para memorizar los textos, me bajaba a pasear por el Manzanares. En una de estas, me encontré a una chica mirando raro un coche, como si lo fuera a robar", contó en una visita a El Hormiguero en 2018.

No le dio mucha importancia y siguió su camino, a su regreso no pudo evitar interesares: "Había un gato metido en el motor".

El gato, claramente en peligro, no quería salir y solo lo hizo cuando el dueño del coche abrió el capó. Salió escopetado hacia la M-30. "Yo salí detrás para que no se metiera. Conseguí que no entrara, pero salió corriendo hacia sentido contrario y yo seguía corriendo detrás de él", explicó Guzmán, que terminó junto al gato al lado del Manzanares. "El gato saltó y yo salté detrás. Solo quería buscarle un hogar de acogida, pero él no quería". Al final consiguió sacarlo y encontrarle una casa donde ahora vive feliz.

Joaquín González, el amigo de Daniel Guzmán

Daniel Guzmán convierte en esta película a su amigo de la adolescencia Joaquín González en protagonista, como hizo en 2015 con su abuela Antonia, fallecida en 2018 a los 93 años. Ninguno de los dos tenía experiencia cuando los llamó Guzmán.

"Joaquín es un tipo de Orcasitas, un barrio de Madrid, que nunca había trabajado como actor y ahora aparece en el cartel al lado de Luis Tosar. Creo que también es interesante que aparezcan rostros nuevos en el cine español", contó en una entrevista con motivo del estreno de Canallas.

La película narra cosas que ocurrieron. "Las cosas que pasan que han prescrito son de verdad", explica Daniel Guzmán, que cree que Joaquín puede en cualquier momento dar la sorpresa: "Tú ríete de Joaquín, pero un día hace una de las suyas y se retira. Él sigue viviendo con su madre en Orcasitas, pero a lo mejor un día da la sorpresa en este país donde se engrandece la cultura del pelotazo".

Cómo conoció a Miguel Herrán

Al hablar de Joaquín es inevitable pensar en Miguel Herrán, protagonista de la película A cambio de nada y famoso por ser Río en La casa de papel.

El actor, que ganó el Goya a Mejor actor revelación por la película, no quería trabajar cuando Daniel Guzmán tuvo un flechazo con él. “Yo era el típico chaval nini. No quería trabajar, no quería estudiar. Entonces salía mucho a la calle, muchas noches me las pasaba fuera con colegas, y en una de esas nos cruzamos con Dani”, contó en una entrevista con ICON. "Nos ofreció la película y yo le dije que se la hacía gratis, mi única motivación era echarme unas risas y vacilar al arquitecto de Aquí no hay quien viva a las tres de la mañana. Yo no sabía lo que era un casting y casi ni entendía la palabra ‘presencial".

En aquel momento Daniel Guzmán estaba desesperado, había visto a miles de chavales pero no encontraba ninguno que diese el perfil. “No me preguntes por qué, me fijé en la humanidad, la luz y cierto dolor que me transmitió su mirada“, contó Guzmán, al que luego le surgió un problema: "Miguel hizo las tres peores pruebas que yo he visto en un actor en mi vida”.

El actor tuvo que pasar varios castings de los que nos alió muy airoso. En uno apareció “con un melocotonazo”, al segundo llegó “fumado”, al tercero no se presentó y en el cuarto apareció “de dudosa manera”, contó Herrán, al que Daniel Guzmán no le tomó en cuenta estos patinazos y acabó dándole el papel. "Me regaló una nueva vida al escogerme", reflexionó después de ganar el Goya en una entrevista en El Hormiguero.

Enamorado de Nuria Roca y pareja de Blanca Romero

En El Hormiguero hizo Daniel Guzmán una de sus confesiones más personales. En una visita al programa de Pablo Motos le declaró su amor a Nuria Roca.

Aprovechando la ausencia de Motos por Covid, le hizo una confesión en el camerino que luego trasladó a plató. “Siempre he estado enamorado de ti”, le dijo a Nuria Roca.

Las declaraciones de Daniel Guzmán, siempre celoso de su vida privada, llamaron mucho la atención. Pese a llevar media vida (literal) delante de las cámaras, muy poco se sabe del corazón de Daniel Guzmán.

Fue noticia en 2005 cuando en pleno auge de Aquí no hay quien viva lo fotografiaron en la playa junto a Blanca Romero. Nunca confirmaron la relación como tampoco se confirmó si hubo más que palabras con Amaia Salamanca. En 2010 se habló de amor de verano, pero si fuese así poco duró. Ese año la actriz empezó su relación con el empresario Rosauro Varó.