UN DÚO CON JOSEPH GORDON-LEVITT

Eva Soriano es Lady Gaga en 'Tu cara me suena': revive su atropellada actuación con David Fernández

Eva Soriano fue este sábado Lady Gaga. La presentadora de Cuerpo especiales, el morning de Europa FM, viajó a 2013 para interpretar Baby, it's cold outside, un tema que cantó con Joseph Gordon-Levitt, al que dio vida David Fernández. Su número fue sin duda el más divertido de la noche.

Europa FM

Madrid 02/01/2022 09:27

La gala especial Año Nuevo de Tu cara me suena contó con una pareja muy bien avenida y muy divertida. Eva Soriano y David Fernández se convirtieron este sábado en Lady Gaga y Joseph Gordon-Levitt para interpretar el tema Baby, it's cold outside, del especial Lady Gaga & the Muppets' Holiday Spectacular de 2013.

Fue un número cargado de humor. No podía ser de otra manera tratándose del dúo protagonista. Además, según dijo David Fernández al terminar la actuación, lo hicieron para divertirse y divertir aprovechando que la gala no contaba para el cómputo final del programa. No se esforzaron tanto, dijo.

El momento más divertido de la actuación, en el que ni ellos mismos pudieron contener la risa, se produjo cuando llevaban algo más de dos minutos cantando. David le pisó el vestido a Eva que, afortunadamente, encontró un freno en el diván colocado sobre el escenario. Frenó la caída pero no las risas.

Eva Soriano se precipita sobre el diván de 'Tu cara me suena' title=
Eva Soriano se precipita sobre el diván de 'Tu cara me suena' // Antena 3

A partir de ahí, Eva Soriano y David Fernández fueron Lady Gaga y Joseph Gordon-Levitt en clave de humor. Cantaban conteniendo la risa.

Lo que no se vio en ese momento, pero sí vio Chenoa desde la mesa del jurado, es que Eva estuvo a punto de quedarse sin vestido. Salvó el momento agarrando fuerte el escote y evitó que la comedia pasase a drama.

La complicidad de Eva Soriano y David Fernández

La actuación de Eva Soriano y David Fernández fue divertida, pero más divertido aún fue el juego que Àngel Llàcer les propuso después. Tapó los ojos de ambos y les puso cuatro objetos delante. Uno tenía que tocarlos y describirlos y el otro, con sus pistas, tenía que acertar. Estuvieron realmente brillantes.

¡Un 12 para Eva y David!